Cuando se asientan las bases de lo que se quiere alcanzar, un mentoring en Madrid puede tener las claves que harán que todo ello sea posible.

A pesar de ser una técnica reciente, el mentoring en Madrid está a la orden del día, incluso más de lo que pensamos. Su buena aceptación dentro de grandes grupos se encuentra justificada por las metas que consigue.

Este anglicismo proviene de la palabra mentor. Su sentido más puro es el de una persona que ofrece sus consejos o que pretende servir de guía para alguien. El mentoring es precisamente eso: metodología y práctica cuyo fin es la búsqueda del potencial de personas.

Con el mentoring se intenta volcar los conocimientos que ostenta una persona sobre otra. Todo ello de una manera pragmática y a través de la experiencia. Para conseguirlo es fundamental que exista un vínculo personal y una confianza mutua. De este modo los resultados serán visibles mucho más rápido.

Úsalo en el entorno de la empresa. Con este procedimiento mejorarás las relaciones entre los trabajadores y estimularás otro modo de convivencia entre ellos. Basado en el respeto y la admiración de conseguir mejorar teniendo como referente a alguien que está dentro de la misma estructura organizativa.

El mentor es el encargado de llevar a cabo esta experiencia. Designa a alguien con destreza y veteranía, capaz de transmitir sus conocimientos. De esta forma se conseguirá una aceleración en el proceso de adaptación. Será de gran ayuda para tus trabajadores que lleguen nuevos a la empresa.

Con este hábito se produce una integración del entorno. Se fortalece la “piña” dentro de la compañía. Además de potenciar el talento favorece el trabajo en grupo.

Si todo ello ha conseguido que se te despierte la necesidad de saber más, en Jorge Noriega estamos encantados de asesorarte.